27 nov. 2017

Déjalo

Este texto lo leí en la Expo por la Diversidad Sexual 2017 en la ciudad de Caracas. Tuve la oportunidad de presenciar la presentación de grandes artistas que se unieron por una sola causa. No puedo expresar lo mucho que conmueve verlos a todos reunidos haciendo del arte algo más, algo importante, un elemento de critica, de reflexión. 

La vida puede ser injusta. Como artistas nosotros podemos embellecerla, pero a veces es mejor expresarla en su más cruda realidad, y usar este nacimiento para el génesis de una revolución. Estaré eternamente agradecido por los coordinadores de la expo que me permitieron ser parte de este movimiento que cada día que pasa convierte corazones y abre mentes. Confío en que llegaremos a al tierra prometida. 

Hasta entonces, a cada persona inculta, a cada hombre ignorante, a cada obtuso que levante su puño en contra de alguien por su orientación sexual, debemos gritarle en un grito amplificado: ¡Déjalo!


Déjalo. La sangre que emana no merece ser separada de su cuerpo. Déjalo, pues con tus azotes no consigues  más que esparcir un veneno. Tu injusticia perturba la naturaleza de lo que somos. Tus rugidos de ira no apañan el canto del deseo. El amor que nos profesamos no cambiará con tu intervención. Déjalo. Su único pecado fue amarme, así como mi único pecado ha sido amarle. Somos víctimas del sentimiento. Déjalo. Sus plañidos serán las partiduras de tu canción de odio. Es una melodía indiscreta que no lleva a ningún lado. Déjalo. Lo sujetas al suelo como a un perro, cuando son tus actos los que se corresponden con un animal. Atacas como el tigre ante el enemigo desconocido, ignorando que la cebra no tiene la culpa de sus franjas. Nadie tiene la culpa de nada. No hay culpa si no hay error, y aquí amar con fervor no puede ser un pecado.

Déjalo. ¿Por qué me hablaste de amar si me pondrías condiciones? ¿Por qué me hablas de libertad cuando es bajo tus reglas? Entiendo que no comprendas lo que va más allá de ti, pero no cabe en mi entendimiento la violencia de tus arremetidas. Lo golpeas con dureza como si te hubiese ofendido, cuando en realidad han sido dulces sus palabras hacía mí. Lo llenas de moretones cuando solo me ha llenado de besos. Lo culpas de haberme hecho cambiar, como si no hubiese sido siempre quien soy, aún ante tus ojos ciegos, aún ante tu ignorancia, aún entre tu decisión de huir de la realidad.

Él y yo somos del mismo sexo; nuestras diferencias recaen en gustos, pero lo que nos hace iguales no es la orientación sexual, sino el lazo que compartimos. Lazo que masticas salvajemente tratando de romperlo, y ante mis ojos lo llenas de sangre, lo desgarras con tus dedos. Conviertes mi sueño en pesadilla. Eres el diablo disfrazado de dios. Déjalo. Sus huesos no aguantarán el peso de tu hipocresía. Déjalo. No rompas los dedos que con cariño me acarician.

Apuestas por mi felicidad sólo si va acorde con la tuya. Tu mente se cierra al igual que tus puños. Rompes la ley apoyándote en una falsa moral. Te resguardas en creencias retrogradas. No te atrevas a decirme que me quieres, cuando solo me quieres si mi compartimiento se adapta a lo que tú quieres. Déjalo. Conozco lo suficiente su voluntad para saber que no va a humillarse, y aunque lo azotes va a levantarse.

Podrás alejarlo de mí, pero jamás me quitarás mi naturaleza. Soy lo que soy y muestro orgullo de serlo. No caeré en tu juego. No aprenderé a odiar. Nadie me lo enseñará. Dedicaré mi vida a aprender a amar, aunque sea lo que tú rechazas. No puedo aceptar que generaciones pasadas sigan influyendo hasta un nivel donde la saliva en tu boca se usa para escupir y no para hablar.Déjalo. Puedo ver como su nariz sangra y siento que es la mía la que sufre. Puedo escuchar como sus huesos crujen. Puedo notar como la vitalidad lo abandona. Todo por querer. Todo por desear. Todo por luchar. No es pecado amar. Quien diga lo contrario es porque jamás ha amado. Déjalo. Te lo suplico. Es un suplicio horrible el que nos haces sufrir. A él le rompes el cuerpo y a mí las ganas de vivir. La sangre llega al suelo y es como ver gotear la esperanza. Su cráneo se desfigura, lo cual es una perdida enorme en una mente tan clara. Perdón, padre, pero deberían ser tus sesos los que se derraman

Déjalo. Por favor. No sé qué hacer para que dejes de patearlo. Grito por dentro y por fuera, pero siento que no es lo suficientemente alto. Muchos han gritado más que yo, mejor que yo, y si no han sido escuchados, no sé por qué pensar que yo lo sería. Pero déjalo, te lo ruego. No le impidas el vuelo. No seas el verdugo. No seas el opresor. Solo te pido una oportunidad para cambiar tu definición del bien y el mal. ¿Cómo puedes pensar que estás bien al notar como tus nudillos enrojecen? ¿Cómo puedes creerte el héroe cuando a nadie haces feliz? No hay argumentos que te favorezcan.

Mis gritos son mudos para ti. Ahora su cuerpo yace inmóvil, de un modo muy diferente a cuando dormíamos en la misma cama. Confesarte mi secreto lo ha llevado a esto. Esta si es la verdadera culpa que puedo sentir. Su cara no la reconozco, pero su espíritu sí. Te has encargado de dejar tu huella, una que jamás se borrará. Te pedí que lo dejaras pero ya no tiene sentido. Su respiración ha cedido. Yo he sucumbido junto con él, aunque no te des cuenta. Pero pronto lo verás, cuando sea yo quien reciba una paliza de parte de algún otro padre disque avergonzado por la sexualidad de su hijo.

Hoy no lo ves, pero mañana seré la víctima como hoy lo ha sido él. Sentirás en tu piel la quemadura del karma. Has contribuido en un círculo que pronto nos destruirá. Hoy nos has separado para siempre, papá.



21 ago. 2017

Damian Cross

Damian Cross

            Que cansado estoy. Otro día más partiéndome el lomo para personas que no conozco en una empresa que no dirijo. Cifus, se llama, pero no hablaré de ella porque me tiene harto. Llevo todo el día entre números, hileras de cifras, ceros y más ceros. Estoy muy cansado. ¿Por qué diablos decidí convertirme en contador? Creo que alguien me habló de un buen sueldo, un buen trabajo, estabilidad económica y todo eso y heme aquí, partiéndome la espalda. O como dije antes, el lomo. Perdonen que lo vuelva a decir, pero estoy muy cansado.
            La camisa me da calor, la corbata me asfixia. Mientras camino por el estacionamiento subterráneo del edificio, los pasos resuenan en un eco seco. Estoy saliendo temprano. El estacionamiento aún está lleno. Soy de los pocos hombres que pueden jactarse de salir en el ocaso, cuando la noche nace, el día muere, y nadie tiene muy claro lo que está sucediendo. Es muy tarde para algunas cosas y muy temprano para otras. No es como el mediodía, cuando todo el mundo tiene planeado su día y sabe exactamente que hacer. No, el ocaso es un momento de transición. Aún no puedo verlo, apenas me estoy subiendo en mi auto, pero puedo sentirlo esperándome. Se acerca mientras conduzco por los pasillos del estacionamiento siguiendo las innecesarias flechas que indican la salida. Pago mi ticket del estacionamiento, saludo al vigilante, conduzco ascendiendo y salgo a la calle. Hasta mañana, Cifus.
            ¡Casi se me olvida el tráfico! Aún no colapsa del todo pero ya muestra los primeros síntomas de lentitud. Vías ligeramente abarrotadas. No importa. Un poco de paciencia, de música en la radio y valdrá la pena. Hablando de la radio, la enciendo y lo que escucho es a un hombre de esos de los que hablan sobre la relajación, la paz interior, el amor propio. Amarte a ti es amar a los demás. Al menos eso dice él. Qué curioso, yo aquí pensando en el amor y él que saca el tema. Aunque en dos contextos muy distintos.
            El amor es quien en este momento me está pidiendo que suba la presión sobre el acelerador. Le digo que se tranquilice y no me responde. La verdad es que no sé si de verdad sea amor. Se parece un poco a la atracción, a la lujuria y al deseo. Deben de ser familia todos ellos. Y deben ser chinos, porque es difícil distinguirlos, y más aún comprenderlos. Pero ya olvidando ese chiste xenofóbico, me gustaría hablar con ese hombre de la radio y preguntarle que sabe del amor y si tiene alguna idea de cómo reconocerlo. Yo creía que la tenía, pero como todo universitario que acaba de entrar, me he dado cuenta, con el pasar del tiempo, que en realidad no sabía un carajo. No sé nada. Soy un ignorante. Voy en camino a ver a mi maestra.
            Su casa está cerca pero se me hace lejana, como un enfermo terminal que espera la muerte con incredulidad sin creerse su suerte. Supongo que es normal. No lo sé. Eso tampoco lo sé.
            Luego, poco a poco, empiezo a verla. Su edificio se manifiesta ante mí. Se presenta dándome la bienvenida. Me recibe. Lo mismo hace ella. Lo hace desde adentro y me lo notifica cuando me estaciono en la entrada, la llamo y me contesta que ya le dijo al portero que me dejara pasar, pues ella me estaba esperando. Así que me apeo del auto, pero dejando mis cosas adentro. Me encamino a la entrada. El portero me deja pasar con una sonrisa cordial. Se la devuelvo sin mirarlo a los ojos y subo por el ascensor. Mi corazón empieza a acelerarse golpeteando emocionado, asustado, confundido. ¿Es amor lo que siente? Debería llamar a esa radio y preguntarles por ese sujeto. Tal vez lo haga mañana. Hoy estoy ocupado. Estoy saliendo del ascensor y caminando a su apartamento. Me detengo a tocar el timbre pero no hace falta. La puerta está abierta. Entro y ahí está ella.
            Recuerdo que la primera vez que la vi todo comenzó de un modo natural y ordinario. Un saludo, una conversación y una despedida. No había más que decir. Luego ese proceso se repitió en más ocasiones. Un saludo, una conversación y una despedida. Pronto esos saludos se volvieron más tiernos, esas conversaciones más intimas y esas despedidas más tristes. Un saludo, una conversación y una despedida. No hizo falta nada más, y tal vez eso sea lo maravilloso y lo extraño del asunto. Debería haber hecho falta otra cosa, pero por sobretodo ganó la debilidad.
            A ese ciclo le siguieron los coqueteos, los chistes, las insinuaciones. Esas que no notas que las estás haciendo hasta que recuerdas la charla del día anterior y te preguntas como fuiste capaz de decir tal cosa. Tu secreto es tan secreto que ni tú mismo lo conoces, hasta que un sueño te hace la revelación del deseo escondido. Y una vez que sabes la verdad, deseas compartirla pero sabes que no puedes. De todas formas la compartes, pero solo con ella. ¡Resulta que ella tenía el mismo secreto! ¿Ahora qué? El saludo, la conversación, la despedida y algo más. Algo más…
            Recuerdo que ella no quería. Cuando la atraje hacia mí, cuando nuestros alientos chocaron, ella no quería besarme. Yo tampoco quería, pero a la vez sí. Estoy sonando como quinceañero, pero es que hay contradicciones que nos mantienen infantiles. Ella estaba igual. No quería pero quería. Finalmente venció el sí quería y se juntaron los labios. Un toque tierno. Suave. ¡Sublime! Hermoso en toda su expresión. Cuando se comienza ese tacto es difícil detenerse y se desencadena una caja de pandora que se abre un centímetro más cada vez que una lengua toca a la otra. Se abre, se abre y se sigue abriendo. Que se caiga la tapadura si eso es lo que dios quiere, o lo que quiera el diablo, porque los males desatados valen la pena, al menos durante ese momento; porque después viene la culpabilidad, el miedo. Pecado. Prohibido. Palabras en mayúsculas que te acompañan por la noche. Te dices a ti mismo que no debiste. No se repetirá. Que linda es la capacidad que todos tenemos de mentirnos.
            Se repite. Yo no quería que se repitiera, pero sí lo deseaba. Ella tampoco quería que se repitiera, pero también lo deseaba. Y se repitió.
            Ahora la veo, la tengo ante mí y quiero que vuelva a repetirse. Esta vez no se niega. Se acerca y me abraza, me besa, me hechiza. Yo le devuelvo el toque apasionado. La puerta se cerró detrás de nosotros, aunque no sé muy bien cuando. Ahora sí de verdad que no sé nada. ¿Cuál era la estación de radio que estaba escuchando? No importa. Ella me está besando. Eso importa. Caminamos hacia su cuarto. Eso importa muchísimo. Se está desnudando. Es lo único que me importa. Parece que en algún momento la imité porque ahora estamos desnudos bajo las sabanas, sobre la cama, entre nuestro calor. La locura es el epígrafe y el titulo de esta escena. Raciocinio se quedó en la sala. Le acompañan pudor, vergüenza y bondad. Adentro, haciendo una orgia con nosotros, están lujuria, placer, deseo y sentimientos impuros e insanos, pero igualmente calientes y embriagadores.
            Ella se mueve y yo la toco. Solo se detiene cuando le beso el cuello. Entiendo que lo hace para concentrarse en lo que siente; por eso cierra los ojos. Cuando paso a la oreja no pone queja, al contrario, su concentración aumenta y ahora sus manos, como si hubiesen estado antes amarradas, recorren mi espalda y me afirman hacia ella. Nos acercan. Si pudieran hablar seguro nos gritarían que nos dejásemos de tonterías y nos fundamos de una vez por todas en un solo cuerpo. Pero como eso es biológicamente imposible, nos conformamos con ocupar ambos un mismo espacio cuando entro en su cuerpo y la parece cama más grande. No queríamos que esto sucediera, pero sí lo deseábamos. Los saludos, las conversaciones y las despedidas llevaron a esto. Llevaron a un beso, el cual llevo a una fantasía, la cual llevo a una cama, la cual llevó a un pecado. Aquí estamos pecando. Se lo preguntes a quien se lo preguntes, esto es un pecado. Pero vaya pecado más delicioso. Un pecado no puede ser tan placentero. Verla ahora sentada sobre mi cadera, meciéndose con la tonada de nuestro cielo interno, no puede ser tan condenado. Sujetar su cabello mientras aumenta la fuerza, no puede castigarse. Ya esto es un castigo. Un castigo divino como la inmortalidad. Soy un pecador. Al menos pecamos juntos.
            Terminamos. Uno al lado del otro, ambos exhaustos. Como lentamente recupero la razón, me llegan imágenes de lo que acaba de suceder. Me llega su cuerpo y sus poros en alta definición. Me llega su espalda en mis dedos. Sus nalgas en mi lengua. Me llega todo. El deseo está algo opaco, ahora como recuerdo. Quedaron señales suyas en los mordiscos de su cuello. Mi cordura se digna a entrar por la puerta y me dice que me vaya de ahí. No quiero hacerlo. Debo hacerlo. Ella no quiere que me vaya, pero me pide que lo haga. Cuando lo hace me mira a la cara y es peor, porque me encantan sus facciones. Me encanta su mirada, que es tan angelical como endemoniada. Me fascina sus labios y sus mejillas, incluso su cabello cuando está despeinado, como ahora, revuelto por el esfuerzo. Cuando me dice que me levante le obedezco, y aunque deberíamos estar serios, una picara sonrisa se asoma en nuestros labios. Primero en el suyo y después en el mío. Ambos nos reímos. Nos acercamos. Nos prometemos un último beso y nos lo regalamos. Aún nos gusta mentirnos. Después de eso me retiro.
            Ya estoy de regreso en el auto repitiendo un ciclo: me repito que no volverá a pasar y que esta fue la última vez, pero mi ser más profundo sabe que quiero que vuelva a suceder. Él sí que me conoce bien. Estuvo conmigo en mis años juveniles que estuvieron faltos de emociones y experiencias. Aburridos y calmos. Eso explica como terminé  siendo contador. No hubo muchas mujeres en esos años de sequedad, ni muchos amores que extrañar, ni muchas historias que contar. Mi ser profundo lo sabe y por eso intenta explicarme que el pasado me puede servir de explicación para el presente, pero eso no cambia gran cosa. Pecado es pecado; no te pide expediente.
            En la carretera la vuelvo a pensar. Ella. Ella es el conducto de mi locura. La razón de mi caída. Ella. Dios santo, tú la pusiste en mi camino; no sé si agradecértelo o reclamártelo. Lo primero aumentaría mi falta y lo segundo sería un descaro. Podría pedirle a tiempo que me eche una mano pero él se tarda demasiado. Ella, es la mancha en mi curriculum. No es un error, jamás podría serlo. Pero es el empleo que nunca debí aceptar. No obstante, estoy regresando de su hogar.
            Llego a mi casa queriendo bajarme del auto rápidamente, pero tengo miedo de hacerlo. En este momento también ocurre siempre lo mismo. Me entra una paranoia incesante. Debo comprobarlo. Entro a mi casa y una voz me llega de la cocina. Es mi esposa. Se acerca y me saluda con un beso y una sonrisa. Regresa a la cocina porque está haciendo la cena y me invita  a sentarme en el comedor y contarle mi día. Está feliz. No sabe nada. Mi paranoia se esfuma. Mi miedo desaparece. La culpa y la vergüenza se quedan. Yo me siento y le cuento de mi trabajo, de lo aburrido que fue y le digo que estoy algo cansado. Mientras hablo mi hijo llega, se sienta a mi lado y me relata sus aventuras escolares. Juego con él un rato antes de enviarle a ver televisión. Cuando se marcha, me acerco a mi esposa de espalda, le agarro las nalgas y le beso la nuca. Ella se eriza y se voltea. Deslizo mis manos por sus brazos, por su espalda, mientras nuestros labios no se juntan, pero están tan cerca que casi literalmente piden comerse. La toco y me excito. Ella está igual. Culminaremos en cuanto el niño se duerma.
            Soy un maldito descarado.
            Si hay algo que tengo claro en esta vida, es lo que acabo de mencionarles. Soy un maldito descarado. Y si les he hablado de contradicciones antes, aquí les va otra: amo a mi esposa. Quiero a la otra chica, eso no lo puedo negar. Pero también amo a mi esposa. Como a todos, durante mi desarrollo psicológico y emocional, durante toda mi desgraciada vida, me dijeron que debes amar a una persona, estar con una persona, casarte con una persona y tener hijos con una persona. Y claro, todas esas personas deben ser la misma. No cuenta el una por una. Eso está bien. Vale. Pero en esta situación se va al desagüe esa enseñanzas y es ello lo que me confunde. Amo a mi esposa. La amo demasiado. No puedo imaginarme mi vida sin ella. No soportaría perderla. Lastimarla me mataría. Es la razón de mi felicidad y de lo mejor que me ha pasado en la vida. La amo. Y le estoy fallando.
            Una de las consecuencias de ser humano es tener la capacidad de fallarle a alguien que amas, y aún peor, hacerlo conscientemente. Cuando decides que amas a una persona debería aparecer un botón que desactive por completo la posibilidad de herirla. El botón no existe, así que aquí estamos.
            Sería fácil culpar a esta sociedad que nos enseña lo que es la moral y luego nos obliga a acatarla, ignorando nuestros intereses individuales. Sería muy sencillo decir que existimos individuos que no podemos ignorar nuestra naturaleza. Hombres y mujeres a los que les falla la mente y les gana el instinto y el corazón. Venas por las que recorren más impulsos que en otros. Sería, ciertamente, muy fácil todo eso. Y sería, ciertamente, una excusa. Excusa, excusa, excusa. El bien y el mal son conceptos subjetivos, pero fallarle a alguien que te ama, que amas, y que no te ha lastimado, es malo, malísimo, se vea por donde se vea.
            Juro por Dios que estoy consciente de mi error, que me avergüenzo, que me siento culpable. No quiero que se repita, pero sí lo deseo. He ahí el problema.
            El niño acaba de dormirse y mi esposa me lo hace saber con una caricia. Se está quitando la ropa. Me mira lasciva.

            Que Dios me perdone.